11 jul. 2017

La mujer que «usurpó» el trono de Egipto y gobernó como un hombre tiene su propio cómic



La reina egipcia Hatshepsut, gobernante del Alto y Bajo Egipto entre el 1490 y el 1468 a.C., ha sido la figura escogida para protagonizar un manga al cual también da nombre.
La figura de esta faraón (como medida para reforzar su poder personal empleaba títulos en masculino) ha sido considerada por muchos a pesar de este detalle como un ejemplo prototípico de feminismo. Esto es debido a que durante su tiempo en el trono del estado próximo oriental mostró unas extraordinarias dotes para el ejercicio el gobierno y condujo a Egipto a una época dorada de su historia.
Esta idea también ha sido destacada por Chie Inudoh, la autora del manga, quien ha expresado el interés que le causó como mujer la figura de una faraón con las cualidades de Hatshepsut, la cual gracias a la publicación de esta obra podrá llegar a un público más genérico mediante el empleo de un formato tan atractivo para parte de la juventud como es el cómic.

La mujer que quiso gobernar

Hatshepsut, a pesar de su condición mujer, fue la escogida por su padre, Tutmosis I, para alcanzar el trono una vez este hubiese fallecido. Sin embargo, las confabulaciones de Ineni, el arquitecto real, hicieron que la joven reina fuese relegada en favor de su hermano Tutmosis II, con quien se vió obligada a contraer matrimonio.
Tras la prematura muerte de su esposo, Hatshepsut accedió a la regencia de quien se esperaba que fuese el futuro faraón, Tutmosis III. Aprovechando esta situación privilegiada tomó la decisión de hacer a un lado al joven heredero y permanecer de forma indefinida en la posición que por derecho merecía.



Con la intención de reforzar su imagen de autoridad como faraón, la nueva gobernante dejó a un lado caulquier rastro de femineidad para que de esta forma se asociase su imagen a la de un varón. Para ello empleó la vestimenta propia de un gobernante masculino así como la barba.
Durante su largo reinado (22 años), se llevaron a cabo algunas de las contruciones más destacadas de la historia del Antiguo Egipto, como es el caso del templo de Deir-el Bahari -en el que ella misma fue enterrada- o la Capilla Roja de Karnak. Además, durante sus primeros años de gobierno su pueblo vivió un periodo de paz prolongado dando un giro a la tradición militar propia de su dinastía, para la que el imperialismo fue uno de sus principales rasgos definitorios y gracias a la cual Egipto se convirtió rapidamente en una potencia hegemónica en su zona de influencia.
El final de su reinado vino de la mano de aquel a quien había arrebatado el gobierno del imperio previamente. Con la llegada de Tutmosis III al trono de Egipto se inició un proceso por el cual el nuevo faraón trato de borrar el recuerdo de la «usurpadora».

Igual te interesa

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...